Dragolandia

Dos más dos no son cinco

     Llega mi hijo del cole y me dice:

-Papá, ¿a que los niños son más fuertes que las niñas?

-Sí, claro -le respondo-. Y los gatos más fuertes que las gatas, los perros más fuertes que las perras y los toros más fuertes que las vacas. ¿Por qué me lo preguntas?

-Porque las niñas de mi clase dicen que ellas son más fuertes que nosotros.

Manolo Alcántara cumple noventa años

Una de las frases más conocidas del maestro Alcántara reza: "Todos los triunfos, en deporte, en política o en amor, consisten en llegar a tiempo". Santas palabras, como dicen los italianos. El hombre cuyo nonagésimo cumpleaños celebramos hoy lleva más de medio siglo llegando a todas partes antes que yo: a la vida, a la poesía, a la prensa, a la radio, a la televisión, al boxeo... 

Quejicas en la nieve

     Cientos de personas atrapadas en una autopista por el temporal de nieve sin que nadie acuda a rescatarlas con la prontitud y diligencia de la que el Estado Papá presume. Son españoles. Es decir: lloriquean, se indignan, buscan culpables, achacan lo sucedido no a la meteorología, ni a los nubeiros, ni al dios Eolo, ni a la mala pata, ni a su alegre imprevisión, ni al cambio climático, ni al sucederse de las estaciones... No, no. La culpa es de los de arriba. Piove. Governo ladro.

¿Les gusta la cocina japonesa?

     A mí, sí, a distancia de todas las demás.

     Lo pregunto porque quiero empezar el año con un buen consejo gastronómico para los lectores que respondan afirmativamente.

     Presumo de ser el primer español que empezó a hablar del sushi y del sashimi en España cuando casi nadie había oído hablar de tales delicias y primicias. Fui el portador de la buena nueva. La gente me miraba como si estuviese loco. "¿Pescado crudo?", me decían. "¡Venga ya! ¡Qué asco!".

Aporofobia y delitos inexistentes

     Ya tenemos aquí otra palabra odiosa (nunca mejor dicho), y encima va la Fundación del Español Urgente y la elige como el vocablo, más bien venablo, del año. Fue una profesora y autora de libros de ética, Adela Cortina, quien la inventó y la puso de moda en una tercera de ABC y en un libro que no he leído (Aporofobia. El rechazo al pobre, Paidós, 2017). Se trata de un enésimo atentado etimológico puesto al servicio de la moralina imperante. La Academia, como de costumbre, ya ha entrado al trapo de las consignas lanzadas por el buenismo -¡Señor, sí!- y le ha dado cabida en el sancta sanctórum de su Diccionario.

Palabras odiosas

     Cierto es que las palabras sólo son, en sí mismas, fonemas agrupados y, por lo tanto, nuestra actitud ante ellas debería ser neutral, aséptica, indiferente...

Sacrilegio

     Seguí el jueves la noche electoral. Hubo en ella lo de siempre. Garci ya contó esa película: Beguin to beganVolver a empezar. Los catalanes están donde estaban, donde han estado en los últimos siglos, donde estarán en los venideros. Para ese viaje... Cataluña cañí. El nacionalismo es una enfermedad crónica y, al parecer, congénita. No tiene cura, porque su matriz es la estupidez y ésta forma parte de la condición humana. La humana, digo, no sólo la catalana.

Año nuevo

     Y viejo, porque las previsiones más lógicas en lo concerniente a él, y a todo el siglo, se formularon hace varias décadas.

     Malraux dijo que el siglo XXI sería religioso o no sería. La frase hizo tanta fortuna que terminó convertida en un cliché. Hasta yo la puse al frente de la novela con la que gané el Planeta en 1992.

Sabiduría japonesa

Veintiséis consejos, que hago míos, para acabar el año y acometer el siguiente. Súmelos el lector, si lo hubiere, a los ciento ochenta y uno que di en El sendero de la mano izquierda. Vienen, como digo, de Japón, a caballo del bushido. Su fuente es elvasomediolleno.guru. Un desconocido me los envió. Se lo agradezco, amigo.

© 2018 Unidad Editorial Información General S.L.U.