El blog de Santiago González

Sobre el boicot (una guía práctica)

Nunca he sido partidario del boicot a los productos de una determinada procedencia por razones políticas, aunque pudieran estar muy motivadas. En general, el boicot tiende a confundir a tirios con troyanos y a hacer pagar a todo un colectivo por culpa de un sector del mismo. Contaré una experiencia personal. Como todo buen español, los domingos hago arroz. De carne, de pesados o verduras, según. El arroz, siempre de la variedad 'bomba'. Sobre marcas o denominaciones, mi preferida es la de Calasparra. Pero sucede que no en todos los supermercados tienen. En el que está más cerca de mi casa, un BM, solía comprar Nomen, un arroz del Delta del Ebro, de buena calidad, por cierto.

Pero hete aquí que la semana pasada Dolça Catalunya dio a conocer que Enric Batlle, director general de la compañía, hizo públicos una serie de tuits en los que daba fe de sus convicciones independentistas, decía que los jueces españoles son menos independientes que los de Zimbabue y expresaba su boicot a empresas españolas: "Si ACS se queda Abertis, juro no pasar nunca más por la AP-7, aunque tarde el triple en hacer los desplazamientos".

Pues miren por donde, el sábado, yo tenía tres euros para gastar en un kilo de arroz bomba par hacer mi arroz del día siguiente y no voy a decir como Richard Gere en Pretty Woman: estoy dispuesto a gastármelos en el arrocero que me haga la pelota. Pero sí que no me los voy a gastar en quien me insulte como el tal Batlle, y ya en el super, frente a la estantería de los arroces, pensé que no iba a volver a comprar arroz Nomen hasta que ese tipo no fuera destituido de su cargo con publicidad y a ser posible con deshonor. Siempre hay un arroz que llevar a casa como bien sustitutivo. Y me llevé un kilo de Sos.

O sea, queridos y queridas, que antes de boicotear una marca, hay que pensarlo bien. NO creo que valgan los argumentos de que todo producto boicoteado tiene ínsumos procedentes de otras partes, pongamos el vidrio y el corcho en las botellas de cava. Si usted sustituye una botella de cava por otra, esa otra también lleva vidrio y corcho de la misma procedencia que la misma marca sustituida. Pero es que hay que distinguir: no es lo mismo Freixenet, empresa cuyo presidente ha tenido a gala expresar sus convicciones y su aceptación de la legalidad. No se puede comparar con Summarroca, pongamos por caso, empresa ligada a los entornos del pujolismo y el tres per cent. Claro que a la empresa siempre le queda el recurso de explicar que algunos consumidores hemos decidido dejar de comprar su arroz porque no podemos soportar la imagen de la brutal represión que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ejercieron contra el pueblo de Cataluña y que dejaron un saldo de miles de heridos. Y por la aplicación del 155, claro.


10 » Comentarios¿Quieres comentar? Entra o regístrate

  1. VG121.nov.2017 | 09:13

    #1

    Desde hace 2 meses no he comprado ni un producto catalán, y como yo mucha gente.Estanterias llenas de productos catalanes.

  2. Dirheim21.nov.2017 | 10:18

    #2

    Hay que comprar a los empresarios catalanes que apoyan Espanya como Freixenet y Tous y hacer el vacio a independentistas como el de Nome o ciudades como Barcelona a la hora de hacer turismo

  3. pariadelmundo21.nov.2017 | 11:30

    #3

    De Francia y Alemania llamaron a varias empresas de mi P.I. preguntando si sus productostenian que ver con Cataluña. Horror Catalanii Les huyen desde Europa por considerarlos terroristas politicos que atentan contra la UNION y ellos como el cornudo sin enterarse.

  4. Kirchenfeld21.nov.2017 | 13:27

    #4

    No incluyamos a Tous entre los no independentistas. Mientras el patrón de Freixenet ha dado muestras desde hace mucho tiempo de estar en desacuerdo con los secesionistas, la señora de Tous acompañaba a líderes del independentismo, llevando con ellos en manifestación la bandera estelada. Que venda sus ositos a Puigdemont con una parte del dinero que la mujer rumana de éste guardaría en su faltriquera para su escapada con sus vástagos a Rumanía, antes de que el cónyuge se fugara a Bélgica. El caso es no pasar privaciones, ni en Bucarest ni en Bruselas. Por otra parte, es un principio de esta puñetera sociedad de mercado que "el cliente siempre tiene razón". Sólo me faltaría a mí plantearme problemas de conciencia por no elegir un producto catalán o de Zimbawe. Supongo que, de las 2000 empresas que han salido zumbando de Cataluña, muchas nos harán trampas. En todo caso, espero que de todo esto salgan beneficiadas sociedades extremeñas, aragonesas, valencianas, madrileñas o de cualquier otro lugar de España, aunque tengamos que pagar entre todos (como siempre) las facturas de este grupo de facinerosos.

  5. escollera21.nov.2017 | 16:01

    #5

    Dice Santiago González "Como todo buen español, los domingos hago arroz." Yo no hago arroz los domingos, luego yo no soy un buen español. ¿Qué tipo de silogismo es el anterior? Yo no soy partidario de hacer boicot a productos fabricados en Cataluña porque Cataluña no es unidimensional: todos los catalanes no son iguales.Sin embargo creo que haría boicot al producto en cuya fabricación interviniera un única persona y esa persona hubiera manifestado su odio o su desprecio hacia mí que soy español. Por ejemplo no asistiría a una conferencia o a un concierto o a una performance de un activista independentista ni compraría un libro o un disco del que fuera autor

  6. finodemoriles21.nov.2017 | 17:26

    #6

    Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto, razón por la que llevo muchos años dejando de comprar productos de los independentistas catalanes y comprando, por contra, todas las Navidades Freixenet, como homenaje a sus propietarios, a pesar de que en mi familia, prácticamente, no nos gusta el cava.

  7. GHHardy21.nov.2017 | 18:34

    #7

    Sr. González: hablando de independentistas, su errata de que hace arroz "de carne, de pesados (sic) o verduras" es simplemente deliciosa.

  8. CLAU200221.nov.2017 | 18:34

    #8

    #2 #2 Dirheim, creo que la información que tienes sobre la empresa Tous no es correcta. Tous tiene un patronato para promover el independentismo, cuya principal vocal es la monja Lucía Caram, que hace campaña muy activamente por la secesión de Cataluña. En los últimos días viendo el efecto que tenía el boycott en sus ventas han eliminado vocales de ese patronato como la mujer de Artur Mas y algunos otros pero Sor Lucia Caram, que es la más activa sigue ahí. Un lavado de cara para cubrir el expediente. Independentistas como los que más.

  9. VG122.nov.2017 | 09:54

    #9

    Nuestra única arma el boicot. Ni políticos ni jueces están a la altura. Los golpistas no pisarán la carcel...

  10. Cantonowski24.nov.2017 | 13:33

    #10

    @Dirheim Perdona, pero un miembro de la familia Tous salió en una famosa foto que se hicieron Puigdemont, Pilar Rahola, etc. con una estelada. Y en su funcación estaban la Rahola, la mujer de Artur Mas y la monja independentista, Lucia Caram. Ahora lo que está haciendo la familia Tous es un lavado de cara, pero bastante se les ha visto el plumero

Queremos saber tu opinión
Participa
Comentario
Acepto las normas de participación
Queremos saber tu opinión
Usuario registrado
© 2018 Unidad Editorial Información General S.L.U.