Economía

#SOMOSMUJERESTECH

¿Y si el 'Big Data' eres tú?

Hace meses di una conferencia sobre big data, intentando transmitir a una audiencia no tecnológica la importancia que tienen los datos en la economía digital. Nuestro mundo global se transforma a pasos agigantados y las empresas que utilizan bien los datos tienen más oportunidades de prosperar, porque pueden generar nuevos negocios y optimizar los existentes.

Al abrir el turno de preguntas, un señor de cierta edad me preguntó: ¿Será posible en un futuro próximo que nosotros podamos vender nuestros propios datos? La pregunta me cogió por sorpresa y di una respuesta genérica: tecnológicamente es posible, pero no tengo claro quién puede estar interesado en pagar por ellos. A posteriori he dado muchas vueltas a esa pregunta y he intentado buscar información que me diera alguna luz.

Un coche conectado genera entre uno y dos Terabytes al día (recuérdese la cantidad de fotos que caben en un disco externo de un Tera). ¿Cuántos datos podría generar el ser humano si estuviera constantemente conectado a Internet, siendo una maquinaria más perfecta que ninguna otra? En medicina se guardan nuestras constantes vitales cuando estamos en un hospital, imágenes médicas de pruebas de radiología (en un Terabyte cabrían aproximadamente 1.000 imágenes TAC en 3D), resultados de análisis clínicos... En el área financiera, los bancos guardan información de nuestros movimientos... En el comercio online, cada vez se generan más datos... En telefonía saben a quién llamamos, qué películas nos gustan... Y qué decir de las redes sociales: fotos, localizaciones, amigos... y un sinfín de información adicional que, bien nosotros, bien nuestros amigos y conocidos, generamos desinteresadamente en las redes.

Si estos datos relativos a un único individuo se gestionaran juntos (y de esto trata el concepto de big data), cada uno podríamos tener una ingente base de datos que bien gestionada puede tener mucho valor para la investigación y salud, en el sector de ocio y entretenimiento, comercio y logística, en seguros y un largo etcétera.

Pero solo nosotros somos dueños de nuestros datos, afortunadamente la ley nos protege en este sentido, y solo nosotros podríamos venderlos parcial o totalmente. Cuanto mayor es una persona, más datos habrá almacenado a lo largo de su vida y, por tanto, tendrá más valor, no posiblemente por ella misma (éste fue mi primer pensamiento cuando me hicieron la pregunta), sino para identificar tendencias, comportamientos del cuerpo humano, gustos por regiones, países...

Entonces sí, quizá podamos en algún momento vender los datos generados a lo largo de nuestra vida, o al menos de la parte recogida en nuestro big data personal. Solo hace falta que haya empresas que vean negocio y quieran invertir en sensores, conexiones, almacenamiento y analítica para obtener información y comercializarla. Me queda la duda con la generación Z (nativos digitales y móviles) que está dispuesta a compartir sus datos a cambio de una mejor experiencia de usuario. Doy gracias a aquel asistente a la conferencia por su pregunta, era realmente muy oportuna.

María José Miranda es directora general de NetApp Iberia.