Internacional

COLOMBIA

Álvaro Uribe incendia las redes sociales al acusar de "violador de niños" a un columnista

El ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe. RAFA ALCAIDEEFE

El enfrentamiento es reflejo de la extrema polarización política que vive el país y que ha hecho de las redes sociales un campo de batalla

Las FARC desaparecen como grupo armado en Colombia

La grave acusación de "violador de niños" que lanzó Álvaro Uribe a un columnista satírico ha generado una batalla campal en las redes sociales colombianas. Si ya de por sí el ex presidente es polémico en Twitter, donde tiene más de cuatro millones de seguidores y con frecuencia marca la agenda política del país con sus 140 caracteres, su tuit contra Daniel Samper le ha granjeado el rechazo de la mayoría de los periodistas más reconocidos. No solo por ser una acusación descabellada carente de sustento, sino porque lejos de rectificar y achacarlo a un cruce de cables, se ha mantenido en sus trece.

Para Uribe, Samper, que dirigió por años SoHo, revista donde se combinan desnudos femeninos con crónicas, se trata de un "violador" de derechos de menores de edad. Entre otros argumentos, esgrime la foto de tres chicos adolescentes desnudos, junto a una persona disfrazada de obispo que apareció en la publicación; también, las fotografías de una chica de 15, como Dios la trajo al mudo. "El periodista, que era director, hizo publicaciones pornográficas con menores", afirma Uribe.

Por su parte Samper, padre de dos niñas, en entrevistas radiadas hoy lunes por la mañana, alega que una cosa es lo que salió en SoHo y que fue legal, y otra bien distinta, violar pequeños.

Directores de medios y periodistas de buena parte de los medios de comunicación firmaron ayer una declaración rechazando la actitud de Uribe. Pero no sirvió de mucho. Los seguidores del ex presidente y la mayoría de sus parlamentarios, lo rodearon de inmediato y pusieron a circular un hashtag que sacan cada vez que atacan a su jefe, #LoQueEsConUribeEsConmigo.

En su contraataque hablan de doble moral porque recuerdan las veces que a Uribe lo señalan diferentes columnistas de paramilitar, asesino, ladrón, criminal y demás epítetos y los medios lo permiten sin objeción alguna.

Sin embargo, figuras importantes del Centro Democrático, -partido fundado y liderado por Uribe-, como Iván Duque, aspirante a la Presidencia y una de las jóvenes promesas que promueve el propio Uribe, se desmarcó de la línea oficial. "La libertad de prensa y la libertad de expresión deben tener como límite el respeto a la honra", escribió en un primer tuit. Para agregar a continuación: "La difamación no puede hacer carrera como método de expresión. Colombia necesita debates de altura".

Samper reclama una rectificación y que Uribe pida disculpas, algo que no sucederá y serán los tribunales donde le demandará por injuria y calumnia los que terminen decidiendo.

El enfrentamiento es reflejo de la extrema polarización política que vive el país y que ha hecho de las redes sociales un campo de batalla cubierto de inmundicia donde los insultos y las amenazas contra la vida son moneda común. Lo inusual es que un ex Jefe de Estado caiga en la provocación y llegue al extremo de lanzar una acusación del calibre de "violador de niños" a un detractor.